Contacto
Search by Tags

Dr Raúl Tarela © All Rights Reserved 2017

Estar Enamorado No Necesariamente Significa Amar.

June 15, 2015

Hay algunas palabras o expresiones, que parecieran que quieren decir lo mismo, pero en realidad son cosas diferentesEs importante conocer la diferencia de estar enamorado y la de amar, ya que no son pocos los que confunden estos términos dándoles el mismo significado.Tengamos muy en claro esta condición, puede ser la diferencia entre la permanencia del vínculo matrimonial o la ruptura del mismo.Muchos hombres y mujeres dicen que se van a unir en matrimonio por que están enamorado
 
Leer Más...

 

 

Este tipo de apreciación en ciertas parejas puede que sea exacta, pero la condición de enamorados no alcanza para unir a dos personas para permanecer juntos hasta que la muerte los separe.

 

El enamoramiento puede llegar por una buena figura, por una cara bonita, por la simpatía que algunos seres emanan naturalmente, por una abultada cuenta bancaria, por una combinación de estas condiciones y otras posibilidades más, las que serían muy largas de enumerar aquí.

 

Si somos sinceros en nuestros reconocimientos, debemos aceptar que la belleza física con los años va mermando por el paso de los mismos, o simplemente por la llegada de una enfermedad o por un accidente; la simpatía de una persona puede desaparecer por diferentes circunstancias de la vida; la capacidad económica de un individuo suele decaer por una infinidad de situaciones financieras, y así sucesivamente. Por lo tanto al desaparecer el motivo principal del enamoramiento, es muy probable, por no decir que seguramente, esa atracción dejará de ser importante, conduciendo a la “muerte” de todo lo planificado.

 

Es muy común escuchar que existe algo que se conoce como “amor a primera vista”. Esto no es real, alguien se puede enamorar de otra persona en el primer momento que la vio, pero eso todavía no es amor. El amor puede iniciarse con un enamoramiento, pero va a llevar un tiempo para que comience a crecer y luego solidificarse.

Muy posiblemente un enamorado o una enamorada, no va a estar en condiciones de dar su vida si fuera necesario por el otro ser, pero cuando el amor es real y sincero, no existirán muchas dudas en morir por la persona amada (esto es un caso extremo, que solo estamos poniendo como ejemplo).

 

Una cosa se debe aceptar, y es que aquel que ama de verdad, está dispuesto a renunciar a derechos propios, para otorgar lo que su ser amado desea o necesita. Aquellos que manifestamos nuestra fe en Cristo, es habitual que resaltemos el amor que Dios demostró por nosotros, que no escatimó entregar a su propio Hijo, para que su cuerpo fuera molido y su sangre derramada, para así incluso entregar su vida, para que a través de este sacrificio pudiésemos alcanzar el perdón de nuestros pecados, y por ende, obtener el pasaporte para la vida eterna. Aquí podremos recordar lo manifestado en la Biblia con respecto a este tema: “Mas Dios muestra su amor por nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Definitivamente un maravilloso ejemplo que debemos imitar, muy especialmente con relación a nuestro cónyuge, por quien si fuera necesario y por amor, debemos ser capaces de entregar nuestra propia vida si esto fuera necesario.

 

Cuando he tenido la oportunidad de conversar en mi tarea de consejería matrimonial, con diferentes parejas de cónyuges con problemas en sus vidas de relación, no son pocas las veces que mencionan que están enamorados el uno del otro (o lo estuvieron en un principio), incluso también dicen “quererse”, pero amor, lo que se dice el amor genuino, se encuentra ausente entre ellos. Esta circunstancia hace que ante cualquier conflicto o inicio del mismo, ninguno de los dos esté dispuesto a dar un “simple paso al costado”, lo que indefectiblemente los habrá de conducir a un choque, del cual seguramente ambos saldrán heridos y maltrechos. No se hace necesario detenernos mucho en esta última declaración, para darnos cuenta, que a veces simplemente por un capricho o un pensamiento diferente al del otro integrante de la pareja matrimonial, no se es capaz de dar ese tan importante e imprescindible “paso al costado por amor”, haciendo así, que nuestro compañero o compañera no se sienta feliz.

 

Que bueno en estos momentos poder recordar lo que menciona la palabra de Dios con referencia a los atributos del amor: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser…” (1ra. Corintios 13: 4 – 8).

Para no extenderme en demasía con este punto, simplemente dejo unas preguntas en primera persona del singular para que cada lector las responda sinceramente, pudiendo encontrar a través de sus propias respuestas, su condición de enamorado o de alguien que ama de verdad: ¿Soy capaz de sufrirlo todo por el bienestar de mi pareja? ¿Cuándo la situación así lo amerita, me siento capaz de desear todo el bien posible para mi esposo/a, sin que yo lo logre para mi? ¿Siento o he sentido envidia por los logros de mi cónyuge? ¿Me encuentro pensando que soy el/la mejor de los dos? ¿Puedo perdonar los errores de mi esposo/a sin guardar rencor? ¿Me preocupa el hecho de que algunas ocasiones no actúo con justicia con mi compañero/a matrimonial? ¿Creo sin muchas condiciones previas aquellas cosas que mi esposo/a me dice? ¿Dudo mucho de mi cónyuge? ¿Tengo capacidad para esperar confiado/a en lo que mi pareja me promete? ¿Vivo pensando que el amor se puede terminar?

 

 Habiendo recorrido mentalmente este cuestionario anterior, ¿has encontrado una respuesta que te muestre la realidad de tus sentimientos hacia tu pareja? Si a esta serie de opciones que he presentado, les diste una importancia verdadera para contestarlas, seguramente ahora estarás más cerca de reconocer tus sentimientos reales hacia tu esposo/a, y así de esa forma, poder actuar en consecuencia, es decir, que si el amor que tu profesas está pleno y presente en tu vida matrimonial, esto te debe conducir a ir cada día alimentando más y más a el mismo. Pero si lo que percibiste, te enfrentó a un sentimiento que no es una amor real y sin límites a partir de ti hacia tu cónyuge, es tu gran responsabilidad el buscar todas las formas factibles que te ayuden a cambiar esta condición. Estoy seguro, que ahora podrás con mayor facilidad saber, si lo tuyo es amor o simplemente un estado de enamoramiento.

 

Dr. Raúl Tarela
DrRaulTarela.com
DrRaulTarela@gmail.com

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

www.facebook.com/raul.tarela/videos/10155587196923726/

UN LABERINTO SIN SALIDA

October 10, 2017

Un gran problema llamado divorcio

September 30, 2017

1/8
Please reload

You Might Also Like:
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now